Las micros amarillas llegan para ordenar Santiago

Con el fin de ordenar el caos vehicular imperante en la capital, en el año 1991 se realiza un radical cambio en la locomoción colectiva. Una de las medidas más llamativas fue la uniformidad en el color de los buses.

comparte en