El sueño de todo visitante asiduo a los casinos de juego: apostar una suma alta al número favorito y que la azarosa bolita de la ruleta caiga justamente ahí. Eso le ocurrió al brasileño Pedro Grendene Bartelle, quien se llevó una exorbitante suma de dinero luego de apostar 100 mil dólares en el casino Conrad de Punta del Este.

Grendene Bartelle es un joven que goza de una importante fortuna que proviene del negocio de su padre, uno de los hombre más ricos de Brasil, presidente de la empresa de zapatos Azaleia. Amante de la buena vida, Pedro es un visitante habitual a Punta del Este, en Uruguay, lugar donde disfruta de las bondades de las playas más top y de la vida nocturna. Justamente, su última noche en la costa esteña no la olvidará jamás.

El joven brasileño se encontraba en el casino del Hotel Conrad cuando, en el fragor de la noche, decidió hacer una apuesta arriesgada en la ruleta: todo al 32. Esa fue la consigna de una "locura" que fue capturada en video por los presentes, que no daban crédito a lo que veían. 100 mil dólares sobre la mesa, todo amontonado sobre el 32. Una pila gigante de fichas puesta en juego.

El desenlace fue aún más impresionante. ¡No va más! Gritaron los croupiers, pararon las apuestas, la bolita dejó de girar, y cayó muerta en la casilla del número 32. La locura se apoderó del casino y los presentes observaron con la boca abierta como Grendene Bartelle saltó de emoción abrazado con su grupo de amigos. ¡Se hizo acreedor de un premio millonario!

Las primeras versiones hablaban de una cifra cercana a los 3 millones y medio de dólares (algo así como 2.334 millones de pesos). Posteriormente la revista Veja de Brasil entregó una cifra más modesta: 50 mil dólares de premio. De todas formas, lo que no está sujeto a dudas es que ese grupo de amigos festejó como nunca en la noche de Punta del Este.

Revisa a continuación el video de la insólita apuesta y el genial desenlace: