El show de Metallica junto a Lady Gaga fue uno de esos encuentros que quedarán en la retina y en la memoria de muchos fanáticos de esta esperada premiación, y no precisamente por ser una de las mejores. Y es que la extraña y cuestionada mezcla entre la diva del pop junto a la banda de metal, más un gravísimo problema técnico, terminó por hacer estallar en rabia a James Hetfield.

Para olvidar

Desde que se anunció la noticia de que se presentarían juntos Gaga y Metallica en la 59 edición de los premios Grammy, los fanáticos y más puristas de uno u otro artista, reventaron las redes sociales, dudando de que esto terminaría en un final feliz. Al parecer tenían razón, principalmente por un error técnico, que dejó en mute el micrófono de Hetfield en gran parte del show.

La puesta en escena para interpretar juntos “Moth into Flame” fue espectacular, al igual que el sonido inigualable de las guitarras, batería de Metallica, voz y look de Lady Gaga, pero todo pareció un espejismo. Al exagerado y forzado movimiento de la diva del pop para verse rockera, se sumó una falla en el micrófono de James Hetfield, quien terminó por botar enfurecidamente todo el atril, mostrar su descontento y lanzar su guitarra eléctrica. 

Revisa las fotos del show