La glamurosa Nicole Kidman dejó a un lado su refinada figura para cambiar radicalmente su look. ¿El sacrificio? A causa la película Destroyer, que se está filmando en Los Ángeles.

Erin Bell es el papel protagónico que interpreta Nicole Kidman, una mujer cuya apariencia sorprende. La actriz luce una peluca morena corta, un bronceado falso y una cara realmente demacrada. 

La película trata de un encuentro entre un detective y personas que tienen que ver con una antigua misión encubierta.