Una experiencia que jamás olvidará fue lo que vivió la fotógrafa Kimberly Jeffries, ya que tuvo el privilegio de poder contar que nadó junto al tiburón blanco más grande que se tenga registro en las costas de Oahu, Hawai, Estados Unidos.

[Monty Torrent estuvo a punto de someterse a una cirugía estética]

El suceso ocurrió mientras estaba tomando imágenes de cómo se alimentan estos animales de cachalotes muertos en compañía de un grupo de colegas. Fue en uno de esos instantes, cuando Kimberly se encontró frente a frente con "Deep Blue", nombre con que la bautizaron. "Pensé que mi corazón iba a explotar", contó Jeffries a la BBC.

[EXCLUSIVO: Melina Figueroa nos reveló cómo será su vestido de boda]

"Notamos que los tiburones tigre llegaron a la parte trasera cercana a los motores. Fue perfecto porque al fin de cuentas era lo que esperábamos ver", relató. Aún así, el contacto no fue inmediato. "Tal vez 30 segundos después vimos a este enorme tiburón, que viene de la profundidad con bastante gracia y lentamente. Y sube para alimentarse del esqueleto del cachalote", explicó. 

La profesional afirmó que logró establecer una conexión especial con "Blue Deep", a quien incluso pudo tocar"Era evidente que esto era algo mucho más mágico y mucho más especial. Ella (Deep Blue) ha vivido mucho tiempo. Ni siquiera la longitud era lo increíble. Era lo enorme que era ella. Era enorme e hinchada", finalizó.