Demi Lovato no lo está pasando para nada bien. El año pasado, la intérprete de "Stone Cold" dejó a sus fanáticos con el alma en un hilo tras caer en una sobredosis de fentalino, la misma droga que le cobró la vida a Prince.

[¡Fanáticas en llamas con sensuales fotografías de Shawn Mendes en ropa interior!]

A pocos meses de que la cantante fuera dada de alta del centro de rehabilitación en el que comenzó su tratamiento para sanar su adicción, la artista tuvo que ingresar a uno de estos hace pocos días, pero esta vez en Hawai.

El stress que le provocó una broma que realizó en Twitter sobre la detención y deportación del rapero 21 Savage, generó que Demi volviera a caer en las drogas."Hasta ahora, 21 memes de Savage han sido mi parte favorita del Super Bowl”, escribió la cantante en la red social.

(Cortesía Instagram The Shade Room)

Lovato recibió diversas críticas por parte de sus fanáticos, como "yonki" o "drogadicta". A pesar de que pidió disculpas, esto no fue suficiente para calmar los insultos de los tuiteros, provocando que ingresara nuevamente a un centro de desintoxicación, además de borrar sus redes sociales.