Tras el éxito de lo que significa Game Of Thrones, una de sus protagonistas reveló que no lo pasó bien durante el rodaje de la serie que culmina este 2019.

Emilia Clarke, quien interpreta a Daenerys Targaryen, contó a revista New Yorker que sufrió dos aneurismas durante las grabaciones de la producción.

([VIDEO] ¡Paloma Mami estrenó su tercer single y videoclip!)

La actriz de 32 años vivió situaciones de estrés producto de la exposición pública, lo que desencadenó en un aneurisma mientras entrenaba en un gimnasio de Londres en 2011. "Sentí como si una banda elástica estuviera estrujándome el cerebro", reveló.

 

"Me caí de rodillas y procedí a vomitar de manera violenta y voluminosa mientras el dolor se volvía peor", relata la intérprete, que supo entonces que su "cerebro estaba dañado".

Tras la situación, tuvo que ser sometida a una cirugía cerebral, lo que tuvo consecuencias en su memoria. "Soy una actriz, necesito recordar mis papeles y ahora no recuerdo ni mi propio nombre", pensó en su post operatorio.

Estando internada, le descubrieron un segundo aneurisma que podía estallar en cualquier momento, pero no requirió intervención. Sin embargo, en 2013 detectaron que había crecido por lo que sí tuvo que operarse. Esa vez, estuvo en riesgo vital ya que su cirugía se complicó por una hemorragia y estuvo más de un mes en recuperación.

(Jennifer López sorprende con look idéntico a Di Mondo)

Clarke reveló recién ahora, a menos de un mes de la temporada 8 de GOT, sus problemas de salud ya que lanzó una organización benéfica para personas que requieran tratamientos para recuperarse de afecciones médicas.