A fines del siglo pasado, específicamente en 1999 vio la luz uno de los discos más importantes de los últimos 30 años en Chile: VIVO, de Joe Vasconcellos.

En ese momento se vivía una coyuntura única en la música chilena, viviéndose el tránsito hacia la era digital, además de mitos que marcaban a la sociedad ante el cada vez más próximo fin de siglo.

Fue en ese contexto cuando Joe Vasconcellos realiza un cover de la clásica "La Joya del Pacífico", canción principal de la teleserie del momento, "Cerro Alegre".

Fue tanto lo que gustó el tema que en febrero de 2000 el artista nacional revolucionó a la Quinta Vergara en el Festival de Viña del Mar, y las pifias posteriores, que duraron más de cincuenta minutos y que obligaron a cancelar el show de José Alfredo Fuentes, sólo fueron acalladas cuando a Vasconcellos le entregaron una segunda gaviota de plata, quizás el primero en recibir dos galardones (en esa época no existía la gaviota de oro).

Sin duda, todo ese fervor no se logró solo, sino gracias a un arduo trabajo del artista con todo el equipo que lo acompaña.

Toda esa historia y más es lo que retrata "¡Qué Buena Onda!", documental que en 61 minutos relata la realización y pormenores de "VIVO", a través del material de archivo exclusivo de conciertos y testimonios de los principales involucrados de esta historia.

Dirigido por Camilo Carrasco y Daniela Miranda, y producido por La Raíz Producciones, "¡Qué Buena Onda!", que será estrenado en la 19ª versión del Festival Internacional de Cine de Lebu, CINELEBU, relata lo que según Vasconcellos es "producto de 10 años de un arduo trabajo que culminaron con la versión de La Joya del Pacífico en la teleserie Cerro Alegre, lo que sin duda jugó un rol muy importante después en Viña del Mar y lo que sucedió después".

Además, sobre el documental, el artista comenta que "fue un tiempo que marcó una diferencia, porque queríamos hacer un disco que pudiera evocar lo que pasaba en vivo, porque los discos de estudio tenían otro carácter". Junto a ello, Vasconcellos sostiene que "la idea del documental es algo que fue surgiendo de una manera muy humilde, tratando de documentar, recordar los amigos, porque en estos tiempos la vida nos ha permitido reencontrarnos con muchas personas que trabajaron en el disco VIVO; y hay que tener presente que este documental no sólo es un testimonio de nuestro trabajo, sino de toda una época que se vivió que fue fines de los 90".

A pesar de ser un disco de un solista, Vasconcellos es claro en decir que "las cosas no se pueden hacer solos, necesitas de amigos, de compañeros, de gente de confianza que te ayuden, que crean en esta locura que es hacer música, vivir de la entretención, y en esa época fue cuando descifré cuáles eran las personas que iban a estar conmigo, como sin duda César Monrroy, mi manager, que ha jugado un rol fundamental en todo este trayecto".

Sobre "¡Qué Buena Onda!", el artista comenta que "con el disco VIVO pasaron muchas cosas, muchos viajes, conocimos muchos amigos, y era necesario documentar esto".

Junto a ello, Joe Vasconcellos hace una invitación a los espectadores. "Vengan a vivir un momento de nuestra historia a través de la música, a través del camino de un artista; es interesante no perder el hilo". Según el músico "el documental se hizo con mucho cariño, con mucha deferencia al público, y la verdad es que yo me sorprendí con el resultado, y estoy feliz de poder compartirlo, así es que los invito a verlo y ojalá les guste".