Un hecho completamente histórico se llevó a cabo la mañana de este jueves, durante el vuelo que hizo el Papa hasta Iquique y es que una pareja de tripulantes, fue casada por el Sumo Pontífice en el avión donde se trasladaban a esta ciudad chilena.

Una pequeña ceremonia, donde Paola Podest y Carlos Ciuffardi, sellaron su amor con la bendición del máximo exponente de la iglesia católica, quien aprovechó, además, para ofrecerles un valioso consejo: "Las argollas no las usen apretadas para que no los torturen, pero tampoco tan sueltas que se les puedan caer"

Esta increíble historia inició cuando los ahora recién casados, se acercaron al Papa antes de despegar, para pedirle su bendición; explicándole que llevan más de 10 años juntos y que, a causa del terremoto del 27 de febrero de 2010, no pudieron casarse antes. 

A continuación, algunos tweets con parte de este hecho nunca antes visto: