Celta de Vigo consiguió un resultado histórico, puesto que al empatar ante el Genk en Bélgica, se clasificó inmediatamente a la ronda de los cuatro mejores equipos de la Europa League. 

Con presencia de Pedro Pablo Hernández desde el primer minuto (Marcelo Díaz estuvo en la banca), el cuadro de Eduardo Berizzo comenzó a cimentar su paso a las semifinales de la cita continental gracias a la diana que convirtió Pione Sisto a los 63' de la segunda mitad.

Pero la alegría para el cuadro de los "chilenos" duró poco, puesto que Leandro Trossard aprovechó un grave error de la defensa del Celta de Vigo, y con remate cruzado decretó la igualdad transitoria a los 67'.

Pese a que el Genk trató de llegar a la ventaja, los pupilos del "Toto" mostraron jerarquía y supieron aguantar un resultado que los clasificaba, ya que en el duelo que se había jugado en España una semana antes, el elenco de Galicia se había impuesto por tres goles a dos.