Islandia dio el primer golpe y dejó afuera de la competencia a los locales con dos estocadas que calaron profundo en los pupilos de Marcello Lippi. 

Ahora los europeos, que fueron la gran sorpresa de la pasada Eurocopa, esperan en la final por el ganador entre la Roja y Croacia.