Cuando el cine y la televisión intentan representar el futuro, uno de los clichés preferidos son los autos voladores. La intención de despegarse del suelo va de la mano con la tecnología, o por lo menos eso creíamos hasta ahora, ya que en la realidad, presentada en el International Consumer Electronics Show 2017 de Las Vegas, las tecnologías desarrolladas están enfocadas a la seguridad y la autonomía.

“La tecnología detrás de los vehículos autónomos es mejor que el ojo humano. Hay 2 mil millones de vehículos en el mundo y una de las principales causas de loa accidentes de tránsito es la distracción”, declaró Ernesto Pesochinsky, quien se desempeña como director de ventas de Mobileye para América Latina.

Para evitar accidentes provocados por los conductores, la tecnología trabaja en base a un “tercer ojo que nunca se distrae”, compuesto por alarmas sonoras y un radar conectado a una cámara, con el cual se puede advertir objetos, otros vehículos o personas cerca, con el fin de evitar accidentes.

Se estima que a partir del año 2021 automóviles con estas características podrían estar operativos en Europa y ya se está trabajando en carreteras especiales para vehículos autónomos. Para Latinoamérica no hay una fecha definida.

“La tecnología para autónomos ya existe y se está perfeccionado. El desafío más grande será de los gobiernos, ya que el avance significará un gran cambio en las leyes de tránsito”, finalizó Pesochinsky.