La Fórmula Uno está entrando en fases definitorias, y los máximos exponentes del automovilismo están peleando con todo para quedarse con con el campeonato este año. El fin de semana en el GP de Montmélo -España, Lewis Hamilton logró imponerse a sus rivales ocupando una particular estrategia.

El británico con la victoria alcanzó los 98 puntos, quedando a solo seis unidades de su competir, Sebastián Vettel, quien lidera la clasificación con 104 puntos.

Hamilton, presionado por ganar el torneo y para no dejar escapar al alemán, realizó una estratega peligrosa, puesto que decidió no tomar ni llevar agua en su monoplaza, para así llevar menos peso, por lo que su auto fue mucho más agil y rápido.

"Simplemente lo das absolutamente todo. No llevaba agua en mi monoplaza para ahorrar peso y no bebí durante la carrera", comentó el inglés al rotativo alemán Bild.

De igual manera, Lewis Hamilton reconoció los riesgos que corrió al tomar esa decisión: "Lo di todo y mi ritmo cardíaco alcanzó su máximo. No sé si lo haré de nuevo, estoy muy cansado". Cabe recordar que en la pista del GP de Montmélo se sienten 46 grados centígrados en la pista, y el piloto inglés manejó casi dos horas bajo esa temperatura.