Eduardo Vargas intentó un cambio de frente y Alexis Sánchez le puso el pecho al balón y lo controló perfectamente causando la impresión del público que llegó al Monumental.