Gamadiel García, actual presidente del Sindicato de Futbolistas profesionales, cerró la puerta a la opción de comenzar el Torneo de Transición con una huelga de futbolistas profesionales, tal como lo aseguró en la jornada de ayer.

Ahora el dirigente gremial puso paños fríos al conflicto y ayudó en la mediación entre las instituciones afectadas y la ANFP, logrando una extensión en los plazos estipulados para pagar las garantías, en el caso de Naval e Independiente de Cauquenes, y logrando un acercamiento con la dirigencia de Barnechea.

“Hasta el momento, después de lo hablado con los jugadores de Barnechea, estamos en condiciones de decir que no habrá paro”, fueron las palabras del presidente del organismo gremial.

“Hablé con el presidente y me manifestó su intención de jugar en la Primera B, le dije que era casi imposible. Buscamos que siga en la Segunda Profesional. Espero que tome la decisión correcta. Él no quiere jugar en la Segunda División, yo le presenté mis argumentos de por qué sí es la mejor manera para que los muchachos sigan ligados a la institución. Ojalá recapacite”, comentó el ex goleador de Universidad de Chile.

Para finalizar, García confirmó que Naval de Talcahuano e Independiente de Cauquenes pagaron a la ANFP las garantías para poder jugar en la Segunda División Profesional, fuego que el ente rector del fútbol chileno ampliara el plazo.