Sin el chileno Alexis Sánchez en cancha por una dolencia en la zona abdominal, pero acompañando al plantel desde la tribuna, el Arsenal logró los tres puntos en un partidazo frente al Leicester City en el debut de la temporada de Premier League.

Todo parecía comenzar bien para los cañoneros, ya que antes de los dos minutos del partido Alexandre Lacazette, la gran contratación del equipo de Arsene Wenger para esta temporada, marcó el primer gol del partido con un certero cabezazo.

Eso hasta que a los 4’ el japonés Shinji Okazaki logró vencer al arquero de los “gunners” Peter Cech decretando la igualdad que solo se rompió cerca de la media hora con el gol de Jamie Vardy, dos a uno para el Leicester y el Arsenal comenzaba a remar.

Daniel Welbeck aprovechó una triangulación en el área del Leicester para encontrarse frente a frente con el arquero Schmeichel, a quien derrotó sin problemas, el empate era merecido pero quedaba más por sufrir para los hinchas “cañoneros”.

Nuevamente el 9 azul hacía de las suyas en el área chica del Arsenal y aprovechando un tiro de esquina marcó el tres a dos, enmudeciendo a todos en el Emirates.

El buen juego del Arsenal le permitía crear opciones para acercarse al arco del Leicester, pero no concretaba hasta los 82’ donde Aaron Ramsey marcó con una volea espectacular de derecha el empate y con ocho minutos por delante podía pasar cualquier cosa.

El equipo de Arsene Wenger pudo reponerse a la adversidad, representada por el oportunismo de Jamie Vardy y con el gol de Olivier Giroud, que ingresó durante la segunda etapa, logró marcar la diferencia, recién a los 84 minutos, para comenzar la liga inglesa con el pie derecho.