En todos los medios deportivos aparecieron las imágenes en las que Radamel Falcao García intentaba explicarles a los seleccionados peruanos que con la goleada de Brasil sobre Chile ambos continuaban en carrera por los boletos a Rusia 2018.

Con el pasar de las horas la polémica comenzó a crecer y rápidamente aparecieron las voces sobre un posible reclamo desde la ANFP a la FIFA por el arreglo entre colombianos y peruanos en este llamado “pacto de no agresión” que se dio durante los últimos minutos en la cancha del Nacional de Lima.

Desde las oficinas de la ANFP se descartó presentar un reclamo formal por la situación, aunque aguardarán a que el máximo ente rector del fútbol mundial actúe de oficio y busque, si es que hay, algún castigo para los involucrados.

 

Según la FIFA en el documento titulado “Recomendaciones específicas para combatir el amaño de partidos”, sanciona la “influencia ilícita en el curso o resultado de los partidos”, dejando claro que las sanciones para este tipo de conductas incluyen la sustracción de puntos.

A las imágenes que han sido ampliamente viralizadas en las redes sociales y en los medios de comunicación, se suman las declaraciones de los propios jugadores, quienes reconocieron el acuerdo entre ambas selecciones.

Es el caso del peruano Renato Tapia, quien declaró una vez terminado el encuentro que “se manejó el partido como se tuvo que manejar. Hablé con Radamel y me dijo que los dos estábamos adentro”, dejando claro el acuerdo de ambos equipos.