El miércoles 15 de noviembre Christian Ramos entraba en todos los libros de historia peruanos al marcar el segundo gol de la victoria sobre Nueva Zelanda que devolvía a la selección albirroja a una Copa Mundial de la FIFA luego de 36 años de sequía.

Ahora, casi dos meses después de ese día, el futbolista pasa por uno de los peores momentos de su carrera, esto luego que terminara su préstamo en Emelec de Ecuador y debiera volver a Gimnasia y Esgrima de La Plata en Argentina, club dueño de su pase.

El problema es que el “Lobo” no quieren que entrene con el primer equipo, razón por la que comenzará su pretemporada el próximo 15 de enero con la reserva del club que participa en la Cuarta División del fútbol argentino.

“Yo deseo seguir jugando y ser titular en algún equipo para tratar de ser convocado a la selección peruana y llegar con buen nivel al Mundial”, fue el llamado del futbolista.

Desde el otro lado de la cordillera se presume que es el alto costo de su sueldo el que provocó esta situación, por lo que la dirigencia del cuadro argentino estaría buscando alternativas para el futuro del seleccionado peruano.