Yasmani Acosta hace rato venía escribiendo su nombre en los grandes trofeos de la lucha, pero una decisión personal, que contó con los consejos del deportista nacional Andrés Ayub, hicieron que el atleta dejara Cuba, su país de origen, y decidiera radicarse en Chile.

El centroamericano fue campeón panamericano junior y adulto y medalla de bronce en aquel panamericano de Santiago del 2015, donde llegó a Santiago y decidió, escuchando a su amigo, tener una mejor calidad de vida.

Ya dos años han pasado desde aquella postura que tomó, y pese a que aún no cuenta con la nacionalidad chilena, defenderá al país en el Panamericano de Salvador de Bahía que se realizará entre el 5 y 8 de mayo. “Llevo dos años sin competir, quiero probarme como está mi nivel competitivo. Espero coger una medalla para que las autoridades se interesen en mí y conseguir la nacionalidad chilena”,  comentó el atleta a diario La Tercera en la previa del certamen.