El Golfo del Corcovado, ubicado en el sur de Chile, fue el escenario de este nuevo capítulo de Chile Profundo en el que el equipo, encabezado por Amaro Gómez-Pablos, se enfrentó a las frías y turbulentas aguas australes para cumplir con la misión, recolectar los erizos que habitan en ese sector.