Una vez más, Ricardo García viajó a un particular lugar, porque estuvo en el epicentro de la sabiduría, donde los mayas montaron grandes edificaciones hace más de 2400 años. Allí marcaban el paso de los astros y del tiempo. 

Para conocer más detalles, el animador se reunió con un descendiente de esta cultura ancestral, Luis Felipe, quien intenta tener vivo su legado. 

¡Disfruta de este espectacular momento!