En este capítulo, conocimos la historia de Nikki Webster, una mujer de 33 que pesa 294 kilos. La comida es una adicción para ella, y considera que es lo único en la vida que la hace feliz.

Sus padres la criaron siempre de una manera especial, como si estuviera inválida. Nikki pesaba más de 60 kilos a los 10 años, y este hecho fue causándole problemas que cada vez la hacían acercarse más a la comida. Hacía dietas especiales desde muy pequeña, hasta que se cansó de sentir la presión de sus padres.

Entró a la universidad, pero no logró mantenerse en ella. Sin embargo, en un algún momento decidió cambiar todo. Comenzó a luchar contra su peso y todo lo que le impedía tener una vida normal.

 ¡Mira cómo Nikki decidió cambiar su vida para siempre!