Gideon Yeakley tiene 33 años y pesa 283 kilos. Todas las mañanas se levanta antes que su esposa e hijo para poder comer tranquilo sin que nadie lo critique. La comida siempre fue un consuelo para él. A los 8 años sus padres se separaron y el quiebre en su familia lo marcó para siempre. A los 9 años pesaba más de 60 kilos.

A los 25 años su madre murió y se aisló de todos. Al poco tiempo conoció a su esposa, Kayleigh, y aceptó a su hijo como si fuera propio, disfrutando el rol de ser padre. Un año después, su papá y su hermana fallecieron, desencadenando una gran depresión en Gideon, la que solo pudo refugiar en la comida.

Gideon sabe que su situación es peligrosa para su salud y teme perder a su familia, por eso hará su mejor esfuerzo para bajar de peso.

 ¿Quieres saber cuánto peso perdió el protagonista de esta nueva historia? Revisa el capítulo de Kilos Mortales aquí.