Cuando tenía 11 años Teretha fue abusada sexualmente por su tío, refugiando su pena en la comida. A los 15, supo que estaba embarazada y sus padres no estuvieron felices con la noticia. A los 20 años, Teretha ya pesaba 120 kilos pero su tamaño no impidió que terminara sus estudios y se graduara.

La mujer solía trabajar como un coordinadora del programa de Salud para el Departamento de Detroit, pero años más tarde hubo un despido masivo en su empresa y perdió su puesto de trabajo. Después de eso comenzó a comer manera incontrolable.

Teretha lleva dos años postrada en su cama sin poder levantarse. Se perdió el nacimiento de nuestro nieto, las actividades en familia y las celebraciones, pero lo que más la afectó fue perder su independencia.

¿Quieres saber cómo termina este nuevo capítulo de Kilos Mortales? Revisalo aquí.