El protagonista de Kilos Mortales pesaba más de 350 kilos cuando inició las grabaciones del programa.  Su angustia por padecer obesidad extrema y su extremo caso de celulitis lo han mantenido tres años sin moverse, sin disfrutar de una vida plena y normal. 

Estos antecedentes hicieron que los doctores catalogaran su estado de salud de alto riesgo, razón suficiente para que decidiera someterse a exigentes rutinas de alimentación e intervenciones quirúrgicas. Sin embargo, este será un caso excepcional... 

Mira este capítulo y descubre si James King salió victorioso de su lucha.