Es una pandemia a nivel mundial. Según la última Encuesta Nacional de Salud, el 25,1% de la población padece obesidad, de los cuales son 300 mil las personas obesas mórbidas. Esta cifra ha duplicado la tendencia que se daba a conocer a principios de este siglo.

Según el cirujano digestivo de Red Salud UC Christus, Rodrigo Muñoz, existen tres factores que definen la existencia de obesidad en una persona: las redes sociales, el estilo de vida y el componente genético o hereditario.

En cuanto a las redes sociales, se dice que la obesidad se puede contagiar. Esto ocurre porque el factor social es muy importante a la hora de querer alimentarse de una manera sana, o simplemente no hacerlo. Si en una familia todos sus integrantes tienen malos hábitos alimenticios, es muy probable que sus miembros tengan una tendencia a subir de peso, y esto se transforme en un agente común.

El estilo de vida es un ámbito importante en la alimentación. Si una persona acostumbra a comer de manera saludable y realizar una cantidad adecuada de actividad física, el riesgo de contraer esta enfermedad disminuye considerablemente. Este aspecto también puede generar conciencia en los seres cercanos.

Por último, los factores genéticos y hereditarios forman parte importante de la vida de una persona que ha cointraido esta enfermedad crónica, ya que este aspecto puede variar entre un 25% y 75%, según el nivel de cuidados y el tiempo que demore en realzar algún tratamiento preventivo.

En general, la obesidad contiene factores de influencia muy importantes, porque definen la manera de pensar y vivir de una persona según lo que observe y experimente en su entorno. Por ejemplo, para niños que son hijos de padres obesos, existe un 50% de probabilidad que estos niños adopten tendencias similares.

 

Dejemos el sedentarismo y seamos parte de este movimiento mundial, que busca entregar una mejor calidad de vida a las personas.