Michael llegó a pesar 300 kilos, una dificultad física que no solo le prohibía actividades cotidianas, también lo alejaba de su familia. Esta es la razón por la cual decidió someterse a las exigencias de Kilos Mortales y así mejorar su vida. No fue fácil, sobre todo por sus constantes ganas de ingerir alimentos, pero con el apoyo de sus seres queridos y las ganas de disfrutar la vida en familia, pudo salir victorioso y perder 118 kilos. 

No te contamos más, revisa las fotografías en nuestra galería que darán cuenta del estado físico de Michael.

kilos mortalesTE RECOMENDAMOS:Si te perdiste este capítulo, revísalo AQUÍ