En este capítulo de Kilos Mortales conocerás la historia de Michael Dominguez, un hombre de 32 años que llegó a pesar 287 kilos. 

Sus ganas por sanarse, llevar una vida normal y disfrutar de su familia, son tantas que decidió combatir la obesidad extrema, aunque aveces tiene momentos de indecisión tras no sacarse de la mente las ganas de comer. "Amo la comida, es como una droga", sostiene Michael.