Max Cabezón conoció a un grupo de panaderos que utilizando antiguas recetas han creado originales preparaciones, todas basadas en particulares técnicas.

Además, el animador del programa aprendió a cocinar un pan rosado en base a nueces, y también se sorprendió con la utilización de cerveza para fermentar la masa del pan. 

Colores, texturas y sabores que hacen de estas preparaciones algo único, sencillo y ¡muy sabroso!