En la etapa final del desafío los participantes terminaron a tiempo sus preparaciones gastronómicas y comenzaron a repartirlas rápidamente a los trabajadores asistentes. Estos últimos dieron el veredicto; eligieron su foodtruck más rápido y por supuesto, más sabrosos.