Luego de un exigente entrenamiento, los jóvenes futbolistas llegaron con ¡mucho apetito! hasta las dependencias del Estadio Santa Laura.