Livia es la hija de Emilia y Bernardo. Es una joven linda y alegre, que desde pequeña vive en un convento a la espera de convertirse en monja. Sin embargo, el sueño de Livia es casarse, tener hijos y constituir una familia. Además de ser una muchacha amable e inocente, cuando tiene que ser inteligente y astuta, toda su jovialidad y sed de vivir salen a flote.

Al conocer el amor del Conde Felipe tendrá un gran cambio y toda  la fuerza y coraje para luchar por sus propios sueños serán su motivación principal.