Leonor tomó una decisión y se fue de la casa. Federico cayó en el descontrol ante el quiebre y bebió hasta más no poder. Su hijo Matías lo encontró, a la mañana siguiente, en muy mal estado. El terapeuta soltó el timón de su propia vida.