Alejandra fue a la oficina de Mónica para revisar el extraño aparato que habría instalado Santiago para espiar a su hermana. Quería terminar con el delirio de película de espías que siguió su amante para descubrir la relación que existe entre Mónica y Rodrigo, pero que no ha podido demostrar.