Carolina no pudo esconder la verdad al padre Gabriel, a quien ya le había ocultado su identidad. Cuando el sacerdote le preguntó sobre sus sentimientos por Óscar, primero ella no fue completamente honesta. Finalmente le dijo todo.