Con un par de copas de más y en plena fiesta de matrimonio, Rosalía quiso bailar con Hernán. Pero este no quería que la joven la siguiera molestando, es por eso que la enfermera no se aguantó la rabia y le dijo a todos quién era realmente el veterinario de la isla: su padre.