Sofía le hizo una sincera confesión a su amiga Rosalía. En un principio, quería demostrarle su amor a Franco, apoyándolo en el sorpresivo hecho de convertirse en padre del hijo que espera con Juliette. Ahora, la joven que llegó como novia abandonada por su prometido, sintió el asedio de las mujeres de la Isla entorno a la noticia de la paternidad de Franco y la sensación no fue agradable.

No se siente cómoda con la compasión de las personas y se replantea si realmente podrá acompañar a su pareja en el proceso de su paternidad. ¿Continuará con lo que le aseguró?