Elena llegó a la casa de Óscar para calmar su preocupación por lo que sucedía con Juliette. Ambos terminaron brindando por su nieto que viene en camino y por su hijo, recordando los viejos tiempos. Las copas y la simpatía impensada entre ambos llevaron a su ex mujer a acercarse y ambos terminaron envolviéndose en la calidez del momento.