Luego de mentir con su real estado de salud, Juliette convenció a Franco de que pasaran un día en Castro.

De esta manera, la francesa partió con su plan de arremetida para que el hijo de Óscar León vuelva a estar con ella.