Juliette y Franco han pasado un día en Castro y, por petición de ella, se quedaron a pasar la noche en dicha ciudad.

Y como la francesa solo quiere estar cerca de su amado, hizo lo que estuviera a su alcance para que éste no la dejara a un lado.

¡Revisa a continuación el momento!