Diana llegó con toda su impronta al bar para preguntarle a Madelyn dónde había un lugar bonito en el Paraíso para invitar a Pablo y así agararrlo a besos. Una pregunta que descolocó a la dominicana ya que ella realmente está enamorada de Pablo.

Y se lo tuvo que decir sin pelos en la lengua, para que Diana dejara de coquetear al nieto de Leonel, pero justo cuando se lo decía, Pablo esuchó las palabras de su "negrita chocolate" y le dijo que la iba a esperar todo el tiempo que sea necesario para estar con ella. ¿Será así?