Óscar y Elena intentaron a último minuto de convencer a Juliette de que se quedara, de que tuviera a su hijo en la isla. Pero no hay vuelta atrás: la francesa tomó la decisión de volver a su país natal con sus seres queridos para tener a su bebé.

Fue así como Franco la llevó en su camioneta hasta la barcaza, para acompañarla hasta el aeropuerto, un momento que nos hizo recordar esa mujer bondadosa que vimos la primera vez en Isla Paraíso.