Finalmente Carolina volvió a Santiago decidida a solucionar sus problemas legales. Dispuesta a entregarse a la cárcel con tal de poder vivir en paz. Pero ella confiaba en que podía quedarse algunos días en la pensión antes de iniciar el proceso.

Pero la madre superiora la sorprendió cuando le dijo que ya no podía quedarse con ellas por haber sido irresponsable y haberse ido con la plata del convento. Carolina le suplicó que cambiará de opinión. ¡Revive este momento de Isla Paraíso!