Finalmente, tras dejar a su hijo Andrés a cargo de su hermana gemela Celeste, Carolina tomó la decisión de entregarse a la policía para resolver sus problemas legales en los que la metió Carlos y para probar que ella es inocente.

Una decisión que apoyó su abogada para salir lo más rápido posible del problema. Pero la cosa va a ser más ocmplicada de lo que creían: Carolina se entregó y fue recluida de inmediato en la policía. ¿Qué pasará con Andrés cuando se entere?