"Esto es un problema, porque más allá del embarazo, ella quiere estar con él y él no". Así define Nicolás Oyarzún el regreso de Juliette a Isla Paraíso y la reciente noticia que le comunicó a Franco: que espera un hijo de él.

¿QUIERES VIVIR UN AMOR COMO EL DE ANGELINA Y JUAN LUIS?: ESTA ES LA FÓRMULA QUE DEBES APLICAR A TU VIDA

El actor destaca que esta embarazo "no estaba en los planes ni ideales de Franco. La relación que estaba construyendo con Sofía estaba cada vez mejor, estaba viviendo el amor a concho y aparece Juliette con una guagua y Franco, desde su crianza o esencia, siempre quiere hacer lo correcto".

En ese sentido, Nicolás agrega que "por hacer lo correcto, se va a tener que hacer cargo de situaciones súper lamentables en el conflicto de este triángulo, triángulo que tiene un punto de ancla que es esta guagua. Y es así como va a cargar problemas con Sofía y con Juliette".

El galán juvenil de Isla Paraíso manifiesta que "Franco está absolutamente enamorado de Sofía y cree que es la mujer de su vida, entonces va a intentar hacer todo lo que pueda para estar con ella. En el fondo, su felicidad no la concibe con otra persona que no sea Sofía, para él lo más importante de su vida es su amor por ella, por lo que cuando se enfrente a hacer las cosas correctas y cuando se empiece a quebrajar la relación con Sofía, lo va a pasar muy mal porque se alejará de su súper objetivo", añadiendo que "él se dará cuenta de que hay otras cosas que requieren urgencia y que pueden jugar muy en contra de esta relación que lo tenía tan contento".

Nicolás Oyarzún sintetiza en relación a lo anterior que su personaje "va a pasar por un proceso de saturación mental y emocional, e incluso, tratando de contenerse, va a reaccionar de mala forma. Desde ahí que se podría decir que esto podría terminar muy mal".