Nada quedará de la sensual, dulce y relajada Juliette que conocimos en los comienzos de Isla Paraíso. Es que en su regreso al pueblo, esta francesa ha demostrado una gran transformación. Y todo con tal de lograr de que Franco León (Nicolás Oyarzún) se quede con ella.

EL AFFAIRE QUE NADIE SE ESPERABA EN ISLA PARAÍSO

"Juliette cambia mucho con lo del embarazo, ya que su idea no es solamente que Franco se haga cargo de la guagua, sino que también esté con ella y formen una familia... y para eso tiene que lograr que termine con Sofía (Montserrat Ballarín)", señala Constanza Mackenna.

En ese sentido, este papel va a desplegar todo lo que esté a su alcance para llegar a su objetivo. "Vamos a ver a una Juliette que sacará las garras y empezará a tramar cosas para que, de una u otra manera, él tenga que estar con ella". Y esto ya se ha empezado a ver, como en el capítulo de este martes, en donde le mintió a Franco respecto a su actual estado de salud.

Además, se ha revelado que en el pasado tuvo un affaire con Luca (Felipe Rojas), por lo que aparece la opción que el hijo que espera pueda ser del amigo de Franco. Eso sí, ella hará lo que sea con tal de que esa verdad no salga a la luz.

"Ahora saca su lado maquiavélico y eso es muy entretenido, definitivamente ahora es mala", relata Constanza Mackenna, añadiendo que "es entretenido ver cómo se va dando vuelta esta mujer que en un principio era como dulce y relajada y ahora se va convirtiendo en un personaje histérico y que trama muchas cosas".

Acerca de este vuelco de su rol, la intérprete sintetiza que "es un desafío que me encanta y que me ha gustado mucho llevar a cabo porque implica una evolución del personaje y también jugar mucho desde otro lado. Esperamos ahora que la gente se entretenga con todo lo que Juliette hará".