En este capítulo de Mar de Amores, los hombres de Ekrem Tatlioglu intentaron a toda costa arruinar a Cemilé luego de su negativa a despedir a Hakan de la empresa. Primero interceptaron el camión con hilos que iba en dirección a la fábrica y luego provocaron un incendio con la propia Cemilé al interior del edificio. 

El capitán Alí, quien vio las llamas desde una de las ventanas de su casa, hizo oídos sordos a los gritos de Caroline y entró al edificio, salvando la vida de la madre de sus hijos. 

Mar de AmoresPróximo capítulo:Revisa el avance aquí