Augusta no aguantó más. Se le acabó la paciencia con Carlitos Möller y lo frenó en seco, con dos cachetadas que lo dejaron en ridículo frente a los transeúntes de Villa Ruiseñor. Pero el hermano de Horacio es una parte del cuento, porque la cocaína se ha ido apoderando de la hija de Ángela, quien ha estado dando giros en su personalidad. 

De todas maneras, los fanáticos de Perdona Nuestros Pecados celebraron la actuación de Augusta pero se están dando cuenta de una mujer que ha ido cambiando últimamente, convirtiéndose en una mujer más impulsiva, más nerviosa y definitivamente más pasional. 

¿Qué creen del cambio de Augusta? ¿Qué les pareció la cachetada?