"Los problemas técnicos no me van a parar". Eso dijo el vocalista de Gente de Zona Randy Malcolm, apenas terminaron de cantar su éxito "Traidora" en el Festival de Viña. El dueto expresó así el calvario que vivió por momentos sobre el escenario de la Quinta Vergara.

Durante la primera parte del show, tanto Randy como su compañero Alexander Delgado, dieron muestras claras de que algo no caminaba bien. El primero se tocaba la oreja disconforme, y ajustaba su audífono de retorno. Alexander, en tanto, miraba desconcertado su micrófono que al parecer no funcionaba, y corría de lado a lado intentando solucionar el tema.

Fueron tantos los problemas de Delgado con su micrófono que en varios momentos de la canción tuvo que ocupar el de su compañero: alternaron el aparato para poder completar de manera digna el tema que interpretaban.

"Se va, se viene, se viene se va", declaró Alexander en una pausa, refiriéndose al defectuoso artefacto. Su molestia fue evidente, al punto de manifestar su sorpresa por sufrir estos percances en un escenario de prestigio internacional: "Dicen que cuando los conciertos son de bajos recursos no pasa nada. Y yo estoy acostumbrado a cantar con los bajos recursos. Estamos en Viña del Mar, que hay de todo. Aplauso, aplauso que vale y estamos contentos y feliz".

Gente de Zona pudo revertir el impasse con un show que cautivó e hizo bailar a los presentes en La Quinta Vergara. Se ganaron la Gaviota de Plata y los problemas técnicos no se volvieron a presentar con el transcurso del espectáculo. De esta forma se cerró la segunda noche del Festival de Viña, con una presentación que sorteó dificultades que se hicieron evidentes también para los espectadores y el público.

Revisa acá algunos comentarios en redes sociales que reprobaron los problemas sufridos por Gente de Zona: