Corría el año 2010 y al norte del río Katherine en Australia las personas observaron con terror una criatura que llamó su atención. Se trataba de un cocodrilo de casi cinco metros de largo y 600 kilos de peso el que ocho años después pudo ser capturado.

MIRA TAMBIÉN: Cantona enciende la polémica: Las matemáticas ya definieron al campeón

¿Cómo lograron atraparlo? El guardabosque John Burke instaló en Taylor Park una trampa de cinco metros de longitud con un cebo de cerdo en su interior. La trampa no solo atrajo al gigantesco cocodrilo, sino que también llamó a una especie de 2.37 metros.

MIRA TAMBIÉN: ¡Internet no perdona! Este gorila se volvió viral por su extraña pose

Los cocodrilos fueron enviados a una granja para que estén en semilibertad y controlados. Para su traslado fue necesario anestesiarlos, atarlos a un remolque y cerrar sus hocicos con cinta americana. Revisa las imágenes de la captura a continuación.